sábado, 10 de diciembre de 2011

muchedumbre

1. Muchedumbre
Cuando centenares o miles de personas se hallan reunidos en algún lugar sin haber tratado explícitamente de hacerlo, nos encontramos con un fenómeno de muchedumbre. Por ejemplo: los veraneantes que acuden a la playa en Mar del Plata; su objetivo común es descansar, tomar sol, bañarse en el mar. Sin embargo, el cumplimiento de este objetivo se realizará en forma individual, sin depender unos de otros.
En el fenómeno de la muchedumbre, cada sujeto que la conforma trata de satisfacer al mismo tiempo una idéntica motivación individual, pero no necesita de esos otros para poder hacerlo. Puede observarse que existe pasividad de las personas reunidas hacia todo lo que no sea la satisfacción inmediata de su motivación individual. A su vez, existe ausencia o bajo nivel de los contactos sociales, pero al mismo tiempo, a pesar de existir pocos contactos, las emociones se contagian rápidamente y la presencia masiva de los demás constituye un gran estímulo, estímulo que puede estallar en forma de acciones colectivas pasajeras, con el sello de la violencia o el entusiasmo, o que, inversamente, puede inducir a una apatía colectiva que no permita casi ninguna intervención.
Los fenómenos de muchedumbre se diferencian también de los fenómenos de masa, ya que la muchedumbre se refiere a toda reunión espontánea o convocada de un gran número de personas.
En cambio, la masa se refiere a un número aún mayor de personas que no están físicamente juntas, ni podrían estarlo; por ejemplo: quienes siguen la moda, la opinión pública, los rumores, las corrientes de ideas, los lectores de un diario.

2 comentarios: